Presentación Dossier N°7: La Nueva Vida de las Universidades Estatales

Share

La discusión respecto a la ley de universidades estatales que actualmente está siendo discutida en la Cámara de Diputados ha levantado una serie de interrogantes respecto a por qué estos planteles deberían recibir un trato distinto al resto; por qué son diferentes de cualquier otra institución de educación superior. La pregunta es de respuesta tan obvia que su planteamiento sólo podría explicarse en un país donde se intentó destruir la educación estatal y donde su carácter está tan mermado que incluso su misión aparece desdibujada.

Muchos argumentan desde un enfoque procedimental: las universidades estatales son diferentes porque deben responder a requerimientos de transparencia –el uso de los recursos públicos que reciben son fiscalizados por la Contraloría General de la República; porque tienen un estatuto administrativo y porque no pueden crearse a gusto de cualquier junta directiva. Y si bien esas necesarias restricciones son ciertas, no son ellas las que explican la relevancia de una red nacional de universidades estatales con fuerza, con voz, con capacidad de determinar su propio destino.

En 2010, el académico de la Facultad de Ciencias Sociales y miembro del Consejo Editorial de esta publicación, Rodrigo Baño, se preguntaba en una columna “¿Qué es una universidad pública?”. Y se respondía: “una universidad pública es una institución de educación superior que existe para cumplir con el derecho ciudadano a la educación en todos sus niveles, de acuerdo a los conocimientos y la formación ciudadana que la sociedad define como necesarios; una universidad pública desarrolla la investigación que la nación necesita para aumentar sus conocimientos y enfrentar sus problemas; una universidad pública está comprometida a entregar a toda la comunidad del país el producto de su trabajo, entendiendo sus estudios y creaciones más allá de los límites de sus dependencias. Su pluralismo es una consecuencia necesaria del hecho de ser una universidad de todos”.

El rol de servicio al país desde una mirada plural, nunca confesional y nunca secuestrada por intereses particulares, es lo que define a estos planteles que se deben a la ciudadanía y que a lo largo de todo Chile velan por que la educación pública sea para todos y que sirva a todos. Agradecemos en este dossier los aportes del Premio Nacional de Historia Jorge Pinto, académico de la Universidad de La Frontera; del Profesor Titular de la Universidad de Santiago, Naín Nómez; de la Premio Nacional de Ciencias Naturales y académica de la Universidad de Chile, Cecilia Hidalgo; del Premio Nacional de Ciencias Naturales y académico de la Universidad de Tarapacá; Francisco Rothhammer; y del Premio Nacional de Historia y académico del mismo plantel, Sergio Gómez, quienes sin duda iluminan la discusión y demuestran lo imprescindible que es para el futuro del país el fortalecimiento de estos planteles.

Related Posts