Dossier Nº 12: ¿Neofascismos en América Latina?

Share

“¡Sí, estoy a favor de una dictadura! ¡Nunca resolveremos los graves problemas nacionales con esta democracia irresponsable!”, pronunció Jair Bolsonaro, un capitán retirado del ejército que en 1993, erguido en el podio de la Cámara de Diputados de Brasil, pedía la disolución de dicho organismo. Nueve partidos políticos y casi tres décadas después, Bolsonaro se convertiría en 2018 en el presidente electo de Brasil con el 55,13% de los votos, y su victoria ha producido tensión e incluso angustia entre aquellos a los que ha dirigido sus dardos.

Homosexuales, mujeres, negros e inmigrantes son sólo algunos de los grupos que han sido blanco de la intolerancia del nuevo presidente brasileño. “Sería incapaz de amar a un hijo homosexual”; “tengo cinco hijos, fueron cuatro hombres, ahí en el quinto me dio una debilidad y vino una mujer”; y “la escoria del mundo está llegando a Brasil como si no tuviéramos demasiados problemas para resolver” ha dicho Bolsonaro, aliado con la extrema derecha y una facción totalitaria de grupos católicos y evangélicos.

Para nuestro país esta realidad no es ajena no sólo por la dictadura cívico-militar que enfrentó durante 17 años, sino también porque en los últimos se han ido sucediendo manifestaciones de una regresión autoritaria que ha encendido las alarmas. El 7,88% obtenido por el derechista extremo José Antonio Kast en la primera vuelta presidencial de 2017 (por sobre la votación obtenida por la candidata de la Democracia Cristiana, Carolina Goic, o un candidato con experiencia en elecciones como Marco Enríquez Ominami) y las manifestaciones cada vez más recurrentes de quienes se expresan contra la “dictadura gay” o la “ideología de género”, así como voces (recordemos al renunciado ministro Mauricio Rojas) que hablan del “montaje” realizado por instituciones como el Museo de la Memoria y los Derechos Humanos, hacen surgir la pregunta: ¿está resurgiendo el totalitarismo en nuestro continente?

Para debatir en torno a este tema Palabra Pública convocó a la connotada feminista, académica y activista brasileña Sonia Corrêa, quien en una entrevista realizada por la académica Ximena Póo habla de la “tragedia perfecta” que vive Brasil; al Profesor Titular de la Universidad de Chile, Grínor Rojo, quien realiza un recorrido histórico del fascismo en Amérca Latina; a la escritora y periodista Lina Meruane, quien se refiere a una democracia “vacía” que encubre a una “derecha tan racista, clasista, nacionalista y desvergonzadamente misógina como la de antaño”; a Fernando Pairican, historiador y miembro de la Comunidad de Historia Mapuche, quien se refiere a la derechización global y la xenofobia que se asoma cada vez que el pueblo mapuche expone sus deseos de recuperación territorial; a Franco Fuica, integrante de Organizando Trans Diversidades (OTD) Chile, quien argumenta en torno a la dura batalla que libran las personas trans en un momento paradójico en que esta identidad se visibiliza pero a la vez se castiga con manifestaciones y discursos intolerantes; y a Paula Molina, periodista y editora en Radio Cooperativa, quien discute sobre el rol del periodismo en un momento en que los discursos de odio parecen estar a la orden del día.

Posts Relacionados

Palabra Pública en las redes sociales